¿Se imagina, amable lector, la reacción del servicio exterior británico o francés, si un prófugo de esa nacionalidad, hasta hace pocas fechas máximo representante del Estado en el territorio, se dedicase a denostar a su país, desde otro de la Unión Europea, acusándolo de no ser democrático y tener comportamientos fascistas?

Eso ha ocurrido en Dinamarca con el ex presidente de la Generalitat en su intervención en el Centro de Política Europea de la Universidad de Copenhague, donde se ha empleado a fondo en la defensa de su caso, a base de presentarse como víctima del Gobierno y el poder judicial. En ambos casos, a la espera de que se presente en España para que pueda ser juzgado y sancionado por los graves delitos en que ha incurrido, en su imposible intento de declarar la independencia y proclamar la república catalana.

La sirena de CopenhagueLo de menos era la calidad de su discurso, porque hay que reconocer que demostró arrojo presentándose en Dinamarca, sin haber sido invitado, el día que le declararon candidato. Y lanzándose a expresarse en inglés, en un medio universitario exigente que le recibió con hospitalidad.

El desvarío es que convirtió su diatriba en un mitin anti español y lo hizo con mentiras sagaces y recursos delirantes, propios de alguien que no tiene nada que perder.

Lo que no podía imaginar es que iba a ser una profesora de la universidad quien le iba a poner los puntos sobre las íes. Marlene Wind, con distancia brechtiana, “nos ha tomado como rehenes de su circo”, había preparado la visita del presidente huido y tenía lista una batería de incómodas preguntas que hicieron trastabillarse al intrépido periodista.

La profesora danesa desmontó, con sobria eficacia, la idea del “conflicto político”, arco de bóveda de la propaganda del ‘president legitim’, que se valió de un hábil recurso para agradar a un auditorio, mayoritariamente joven, deseoso de escuchar un alegato vintage contra el fantasma del franquismo.

No ha sido una intervención que deje huella en un país tan poco meridional, que el conferenciante se deleita en poner como ejemplo del modelo que le gustaría ofrecer a sus votantes.

Por si hubiese alguna duda, el ejecutivo danés no ha mostrado interés en recibirle, trato debido a la democracia y el estado de derecho español, por parte de un gobierno, amigo y aliado. Ha tenido que conformarse con la compañía de amables representantes de las Islas Feroe.

El ejecutivo danés no ha mostrado interés en recibirle, trato debido a la democracia y el estado de derecho español, por parte de un gobierno, amigo y aliado

Llegados aquí, sin más elementos de discernimiento, a uno mismo, y quizás a algunos lectores, le asaltan algunas dudas:

¿Que ha hecho la embajada de España en Copenhague, concretamente, para contrarrestar la embestida descabellada, en sede académica, de quien pretende, con complicidades arteras, gobernar Cataluña desde Bruselas?

¿No hubiera sido ocasión propicia para desmontar, in person, las mentiras del prófugo impenitente?

¿Que instrucciones han emanado del Palacio de Santa Cruz para defender la reputación del Estado y la dignidad de los ciudadanos españoles?

¿Ha aprovechado el Gobierno la audaz “visita-trampa”; como bien ha sabido anticipar el juez de la Sala II del Supremo, (negándose a emitir otra euro orden que pudiera procurar ventajas procesales al fugado) para hacer llegar a la opinión pública danesa las razones que subyacen a la inevitable aplicación del 155?

Y metidos en el pantanoso terreno rogatorio, el Ministerio de Asuntos Exteriores podría facilitarnos a los sufridos contribuyentes el importe desmenuzado de los gastos correspondientes al año 2017 de las delegaciones exteriores (“embajadas”), a cargo de la Conselleria de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat de Cataluña.

De esta manera podríamos evaluar, con mayor precisión, la cuantía real de la inversión que ha llevado a cabo el estado mayor del “proces”, para conseguir unos resultados tan halagüeños para su causa.

Porque la opinión pública europea tardará en entender el intrincado recorrido de la idea afortunada para los secesionistas, según la cual una mayoría abrumadora de catalanes ha abrazado la independencia, aunque no haya llegado a cuajar por culpa de un Estado autoritario.

En esta ocasión, la sirena de Copenhague ha echado una mano, en forma de preguntas difíciles, que no deja de resultar melancólicas.

Por cierto, ¿cuanto le cuesta al contribuyente esa embajada todos los años?

Artículo publicado el 26 de enero de 2018 en Información de Alicante y Diario de Mallorca.