37 sesión del juicio del procés

• Turno para la comparecencia de Jordi Molinera, regidor de Altafulla (Tarragona).

El abogado Van den Eynde ha preguntado al testigo por su presencia en la concentración ante el departamento de Economía el 20-S. Molinera ha respondido que formó parte del cordón de voluntarios compuesto por miembros de la ANC para facilitar la entrada y salida del edificio: “Era un ambiente muy cívico, muy tranquilo. La gente estaba expectante por lo que podía pasar en las siguientes horas. Había una actitud de colaboración entre la Guardia Civil, los Mossos y los voluntarios. Todos queríamos que todo saliera bien”. Ha asegurado que el cordón se respetó, nadie intentó asaltar la sede del departamento y encima de los vehículos de la Guardia Civil había sobre todo prensa.

El testigo ha explicado, como ejemplo, que trajeron comida y agua y se la ofrecieron a los agentes: “Los ‘Mossos’ cogieron, pero la Guardia Civil no”,

A preguntas del fiscal Zaragoza, Molinera ha dicho que: “La comitiva judicial no tuvo ningún impedimento en hacer su labor. No llegué a ver los coches de la Guardia Civil, cuando acabó la manifestación anecdóticamente estaban llenos de pegatinas. Los medios de comunicación, con cámaras muy grandes, había mucha gente encima y vimos que los coches iban quedando en peor estado”.

La abogada del Estado ha preguntado al testigo sobre la organización de los voluntarios de la ANC y el avituallamiento. Molinera: “Aparecen cajas con bocatas, ensaladas preparadas, frutas, fue la mar de bien porque nos hacía falta, y parte de esa comida la ofrecimos a las fuerzas de seguridad del Estado. De golpe aparece una caja y de ella comimos y bebimos bastantes”, ha señalado el voluntario, que ha dicho no saber de dónde salieron esas vituallas.

• El tribunal llama a Isaac Peraire, alcalde de Prats de Lluçanés por ERC

Convocado por el abogado Van den Eynde para declarar sobre los sucesos del 20 de septiembre de 2017, el testigo estuvo presente en Les Franqueses del Vallés durante la detención de Josep María Jové, número dos de Oriol Junqueras: “Quería estar cerca de Jové y su mujer y que saliera en libertad (…) llegaron tractores, suerte tiene el país de los trabajadores de la tierra, pero todo se hizo pacíficamente, a la catalana”.

“Nadie pensó que Jové estaría tres días detenido. La policía no tuvo ningún problema para marcharse”. Peraire marchó a Barcelona, para participar en las protestas de ‘reivindicación cívica y pacífica’ frente a la Consejería de Economía.

El fiscal Zaragoza le ha preguntado: “¿Dónde se colocaron los tractores?”. Peraire: “Se pusieron encima de la rotonda que había un poco lejos de la casa de Jové, pero no cortaron el tráfico con su presencia, sí que lo cortaron los antidisturbios. En ningún momento nadie que quisiera marcharse no pudo hacerlo. La principal razón por la que estábamos era por estar cerca de nuestro amigo, siempre con actitud positiva, activa”.

En referencia a Oriol Junqueras, ha dicho: “Vi un alto cargo rodeado de policía y es como ver a un diputado en el Congreso encarcelado”.

“Aquellos días había concentraciones en diferentes sitios, nos levantábamos muy pronto y nos dábamos apoyo para estar cerca de nuestro amigo Josep Maria Jové. Había cánticos que pedían el derecho a votar el 1 de octubre y para mostrar la protesta por la actuación policial de aquel 20 de septiembre. La salida de la casa de Jové fue fácil para cualquier persona que quisiera entrar o salir de ella”.

El letrado Ortega-Smith le ha preguntado si sabía que el referéndum del 1 de octubre había sido prohibido por el Tribunal Constitucional. Peraire: “Sí, la entendíamos como una convocatoria electoral normal y tengo un compromiso con la democracia y la ciudadanía, y en aquella ocasión también”.

• El tribunal llama a Ivo Vajgl, eurodiputado y ex ministro de Exteriores esloveno,

Viene acompañado por una intérprete. El tribunal ha tenido que alterar el orden de las declaraciones porque la traductora tiene prisa. La declaración se ha visto muy accidentada por motivos lingüísticos.

El letrado Van den Eynde ha preguntado al testigo por su relación con Raül Romeva. El político esloveno ha respondido: “Coincidimos como eurodiputados en 2009. Compartíamos intereses en temas de relaciones internacionales, resolución de conflictos de manera pacífica. Estábamos sentados juntos en el Parlamento Europeo, lo conozco como un fuerte defensor de los derechos humanos y los derechos de la mujer”.

Ha afirmado Vajgl: “El tema de Cataluña ha estado muy presente en el Parlamento Europeo, y hay diferentes opiniones, es importante hablar con respeto uno al otro, afrontar los problemas con diálogo”.

El juez Marchena le pide a la intérprete de esloveno que le diga al testigo, que “no ha sido llamado para ofrecer soluciones a un conflicto que excede al tribunal”.

El eurodiputado esloveno se ha referido a una conferencia que pronunció Romeva sobre el derecho de autodeterminación de Cataluña, en la que hizo referencia a un referéndum pactado con el Estado. Ha enfatizado que en ningún momento el político secesionista ha defendido una vía violenta o revolucionaria para lograr la independencia, y siempre ha buscado el diálogo y las vías pacíficas para afrontar el problema catalán.

• La siguiente testigo es Ana Gomes, eurodiputada socialista portuguesa.

Ana Gomes y Raül Romeva trabajaron diez años juntos en el Parlamento Europeo en la subcomisión de Seguridad y Defensa. La eurodiputada ha dicho: “”Romeva siempre ha sido un defensor de las soluciones pacíficas y negociadas. Trabajamos muy bien juntos. En particular, en un informe del que Raül era ponente y yo vice ponente, sobre un código de exportación de armas de la UE, las reglas a las que los Estados miembros tienen que vincularse para la exportación de armas a terceros países”.

Ha recordado la testigo que Romeva fue el primer hombre en sentarse en la comisión de igualdad de género del Parlamento Europeo. Y ha señalado que trabajaron en un informe sobre feminicidios en México.

Ana Gomes se ha referido a una conferencia que dieron Puigdemont, Junqueras y Romeva en el Bruselas en enero de 2017: “Me interesó oír sus ideas sobre cómo resolver el conflicto. Me interesó su compromiso por una solución democrática, negociada”.

El juez Marchena ha dicho con sorna: “La testigo opina por lo que vio por la tele desde Portugal, así cualquier ciudadano podría ser testigo”.

• El tribunal llama a Andrej Hunko, miembro del Bundestag alemán (por el partido La Izquierda) y de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

El abogado Van den Eynde ha preguntado a Hunko si sabía que el Diplocat organizaba un programa de visitantes internacionales en octubre de 2017, a lo que ha contestado: “En septiembre recibí una invitación de Diplocat para realizar un viaje y presenciar el referéndum del 1 de octubre. Se trataba de una visita y en ningún caso de un programa de observación oficial. No he tenido reuniones con políticos de Cataluña en los días anteriores al 1 de octubre”,

La defensa de Junqueras y Romeva se esfuerza en desvincular la visita de los diputados europeos de cualquier tipo de misión de observación del referéndum del 1-O, pagada con fondos públicos.

Le ha preguntado Van den Eynde: “¿Cobró algún honorario o sueldo por su visita?”. Hunko “No. He sufragado los costes del viaje yo personalmente; he de decir que viajar de Colonia a Barcelona no resulta muy costoso”.

En relación con su visita, ha relatado: “El día previo al referéndum, por la noche, visité un centro de votación en las proximidades del hotel en el que me alojaba en el centro de Barcelona, para captar la sensación. Había muchos ciudadanos que la víspera estaban acudiendo a los centros de votación. El 1-O visitamos varios centros de votación, uno de ellos en las proximidades de la Sagrada Familia, donde pude observar el lanzamiento de pelotas de goma”.

El diputado alemán ha afirmado que: “El comportamiento general de los ciudadanos el 1-O fue de gran participación y palpable deseo de realizar la votación. El ambiente era ‘de un elevadísimo grado de decisión’ y una voluntad absolutamente pacífica”.

El testigo, inquieto por la cuestión económica de la vista, ha dicho: “Las dos primeras noches de hotel no fueron sufragadas por mí. No sé quién las pagó. En el hotel se me indicó que no debía pagar esos costes. Es un procedimiento frecuente, cuando se hacen este tipo de invitaciones suele ocurrir que se acuerde que una parte pague los viajes y otra el alojamiento, no es algo atípico”.

Ha concretado el diputado Hunko: “La invitación, para viajar a Cataluña como visitante, me llegó por correo electrónico, no puedo asegurar si fue por Diplocat, estábamos a una semana de las elecciones federales y no guardo un recuerdo concreto de quién particularmente emitió esa invitación. Me pareció un acontecimiento político de importancia y tomé la decisión de acudir”.

La fiscal Madrigal ha preguntado: “¿Quién les dirigía los centros a los que visitar?” El testigo: “Éramos divididos en varios vehículos, yo me movía con visitantes de Bélgica y la competencia sobre a dónde íbamos siempre estaba en manos de los visitantes, había alguna propuesta que se realizaba y la decisión era de los visitantes. En el vehículo siempre se encontraba un representante catalán, no sé si era de la Generalitat. Pero en los sitios a los que íbamos yo me movía con total independencia y autonomía. No me puedo acordar si hubo una persona encargada de ser portavoz del grupo de visitantes”.

La abogada del Estado le ha preguntado: “¿Con quién habló para fijar las reuniones de la visita?”, a lo que el diputado alemán ha contestado: “No recuerdo ninguna persona en concreto; en esos momentos me encontraba en plena campaña, parte de la comunicación fue gestionada por mi secretaria, y lo que a mí me interesaba era conocer la lista del resto de participantes, era condición absoluta que provinieran de fuerzas democráticas. No se hizo ningún tipo de recepción o recibimiento a mi llegada; a la mañana siguiente fui saludado por una persona que hablaba alemán y que me sugirió unirme a un coche en particular”.

Rosa Seoane ha inquirido: “¿Conocía la suspensión del TC y la orden judicial que ordenaba impedir el referéndum?”. Hunko ha replicado: “Sí, tenia conocimiento de ello”. La abogada ha vuelto a la carga: “¿Cuál era la finalidad de su visita, en este contexto?”. El testigo ha sido más explicito: “El motivo principal era que fui completamente consciente de que se trataba de un acontecimiento político de gran importancia y mi motivación era tener un testimonio de primera mano, lo que no implica necesariamente una opinión favorable o contraria. Debo indicar que me siento muy contento de haber tenido ocasión de presenciar los sucesos del 1-O”.

La abogada del Estado ha proseguido: “¿El uso de pelotas de goma que observó el 1-O fue en el centro de votación o en la calle?”. El diputado alemán ha respondido: “Se produjo fuera del centro de votación, en la calle. Me encontraba cerca del centro, escuché los disparos y me dirigí hacia allí. Pude ver heridos, pero no presencié el uso de los proyectiles en sí”.

• Manon Massé, diputada de la Asamblea Nacional de Quebec, por la formación Quebec solidaire.

Ha sido propuesta por la defensa de Jordi Cuixart, presidente de Ómnium Cultural. Presentó una moción en la Asamblea Nacional de Quebec en la que pedía reconocer la independencia de Cataluña proclamada el 27 de octubre de 2017, y que los acusados han sostenido en el juicio que tuvo un carácter simbólico y declarativo.

La testigo ha recordado: “Estuve en Cataluña como observadora del referéndum del 1 de octubre, invitada por la CUP. Llegué el 29 de septiembre y regresé el 2 de octubre”.

Su partido mantiene vínculos con la CUP en eventos internacionales: “He participado a título de observadora en el referéndum, donde corrí con mis propios gastos. Mi partido es independentista y reconoce el derecho de autodeterminación y cuando nos encontramos con la CUP creamos lazos. Para nosotros, el derecho del pueblo a la autodeterminación es un derecho fundamental, y cuando nos informamos de que había una delegación de observadores internacionales acepté ir porque para nosotros el derecho de autodeterminación es un derecho importante”.

Manon Massé visitó varios colegios electorales en Vic, Gurb, y en Barcelona: “Una de las cosas sorprendentes fue la gran presencia de gente. En Vic había casi 2.000 personas en el exterior a la espera de abrir los colegios. La gente estaba contenta, cantaba, gritaba lemas sobre el derecho al voto. Los responsables de los colegios esperaban el material para abrir los colegios y conectarse a Internet para acceder a la información. Vi gente que esperaba para votar y los trabajadores y trabajadoras ya en el interior de los colegios, que temían no poder hacer su trabajo. Se empezó a sentir miedo a votar cuando se vieron imágenes de violencia en las redes sociales y en la televisión. La gente estaba decidida a votar, sabía que era un gesto de desobediencia civil, vi gente a favor y gente que no estaba a favor de la independencia, lo que querían era votar”.

Y ha proseguido: “El miedo iba creciendo a medida que circulaban las imágenes, sentí ese miedo y ansiedad, ese temor a no poder votar y que hubiera alguna violencia contra ellos. En Vic nos decían que no nos fuéramos, nos decían que mientras estuviéramos allí, los policías no nos iban a pegar. Como todo el planeta, vi que la violencia la produjo la policía española. Vi un pueblo catalán emocionado, no violento, pacífico, que se daba la mano y cantaba para darse ánimos”.

La testigo ha explicado que a su regreso a Canadá dio varias entrevistas a medios de comunicación de Quebec para contar lo que vio en Cataluña.

Ha confirmado que sabía que el referéndum del 1 de octubre de 2017 había sido prohibido por el Tribunal Constitucional y que se votaba con un censo universal. La política canadiense ha afirmado que no vio agresiones de ciudadanos a policías y guardias civiles.

• Turno para Lluís Llach cantautor y ex parlamentario de Junts pel Sí

En la actualidad es presidente del Consejo Asesor para el impulso de un Fórum Cívico y Social por el Debate Constituyente. Ha sido citado por la acusación popular, que le ha preguntado si estuvo el 20-S frente a la Consejería de Economía de la Generalitat.

Llach se ha presentado ante el tribunal con un lazo amarillo en el jersey: “Soy independentista, y, con la venia, señor presidente, como ciudadano homosexual independentista y aspirante a ciudadano del mundo, estoy en desacuerdo con que Vox me pueda interrogar”.

El testigo ha afirmado: “Que conste que no se impidió nunca la actuación judicial el 20-S. Yo no vi, en ningún caso, violencia contra el vehículo de la Guardia Civil, no vi a nadie golpeando con una piedra. Si vi mucha gente encima y creí que los daños se deben a eso”.

Lluis Llach ha contado: “Tuve conocimiento de que la letrada de la Administración de Justicia salió del edificio por el tejado mucho antes de que pasase”.

En relación con la desconvocatoria de la concentración del 20-S en Economía. ha relatado: “Sánchez y Cuixart tenían la mala costumbre de consultarme las cosas y me pidieron a mí y a otras personas que les acompañáramos al escenario para la desconvocatoria. El señor Cuixart se la cargó porque el fue el primero, y a mí en un escenario nunca me habían silbado así, con perdón.
Sánchez y Cuixart me piden que les ayude a hacer un cordón, no por mis cualidades, sino porque soy conocido, mi presencia podía servir para esto, pasamos un poco de sudores y lágrimas para hacer bajar a la gente de los coches de la Guardia Civil”.

Cuando el abogado Pina le ha preguntado si alguien escupió a los agentes estatales el 20-S, Llach ha respondido: “Puedo dar fe absoluta de que los guardias civiles fueron siempre respetados, que su comportamiento fue ejemplar y los ‘Mossos’ ningún problema”.

Llach ha admitido que fue quien tuvo la idea de que Sánchez y Cuixart subieran sobre los vehículos de la Guardia Civil el 20-S: “Lo lamento, pero les dije que el único sitio donde puede ser eficaz la desconvocatoria es encima de los coches, porque es el único sitio en el que os puede ver todo el mundo”.

Ha finalizado su deposición afirmando: “No salimos a la calle si no es con esta norma asegurada (la de que no se produzcan altercados)”.

Lluís Llach ha terminado su declaración y se ha ido del salón de plenos del Supremo saludando a los acusados con un gesto de llevarse la mano al corazón.