41 sesión del juicio del procés

• Guillem Galcerán, que participó en la votación del 1-O en Badalona.

“Hice de voluntario para ayudar al proceso. Estaba en el mismo instituto en el que en otras elecciones hice de apoderado. Cuando llegué sobre las 7:00 horas estaba cerrado y se presentaron una pareja de los “Mossos”, que nos preguntaron si era responsable del centro y tenía las llaves. Dieron una vuelta por el perímetro del edificio por si había otra puerta y sobre las 7:45 horas se presentó un coche patrulla con el que intercambiaron información y luego ya se fueron. Informamos a la gente que había un censo universal y se podría votar en cualquier centro”,

El testigo ha contado que: “En un centro de votación por el que pasó ‘había muchísima gente’ y el ambiente era festivo. Los ‘Mossos’ estaban en función de control”.

• Marga Borràs.

La testigo ha declarado: “”Fui a mi centro de votación (en Pobla de Mafumet) el día de antes porque teníamos varias actividades organizadas por los vecinos, por los padres de los niños de este centro… fue una convocatoria vía WhatsApp. Los “Mossos” llegaron por la noche y nos advirtieron que a las 6 de la mañana, como muy tarde, el colegio debía de estar vacío y cerrado y que volverían. Y así fue. Ellos nos comunicaron que debían cerrar el colegio por mandato judicial. Había gente durmiendo, desayunando… entraron y nos dijeron que nos daban un periodo para desalojarlo y que regresarían. Cuando lo hicieron había mucha más gente y no pudieron acceder. La jornada transcurrió con normalidad democrática como el 28 de abril (elecciones generales)”. No acudieron agentes de la Guardia Civil o de la Policía Nacional. Sí ‘Mossos’, a los que no permitieron la entrada. Únicamente hubieran podido entrar con violencia. El sábado por la noche ‘vinieron unos coches a abuchearnos, gritarnos, hacernos fotos, sacudir las vallas del campo de fútbol…’.

En relación con la jornada del 1-O ha negado incidentes y ha contado como anécdota que un joven fue a votar con la bandera de España atada a la cintura. “Le aplaudimos”.

La Fiscalía le ha preguntado si este tipo de actividades que se organizaron el día antes del 1-O se repiten también cuando hay elecciones. La testigo dice que “no”. Al termino de su declaración ha pedido quedarse en la sala como público.

• Agustí Valls, músico

El testigo que llevaba un lazo amarillo, a juego con la corbata, la correa del reloj y la mochila, ha declarado: “Fue una jornada tranquila y lúdica. Los jóvenes hacían deporte mientras los padres estaban votando. Había una pareja de los ‘Mossos’. A las 6:00 horas vinieron a decirnos que teníamos que cerrar y que no se podía en absoluto votar. Estuvieron allí todo el día, se les veía fuera. Vinieron tres o cuatro veces para ver si se estaba votando. Al no dejarles pasar, sin violencia, se retiraban. En ningún momento del 1-O los ‘Mossos’ pisaron el interior del centro”.

A preguntas de la Fiscalía, este testigo acudió al centro de votación el día de antes: “Me quedé por la noche. Con modestia soy músico, traje mi saxofón, otros la guitarra, cantamos canciones…”. Ha reconocido que este tipo de actividades no se hacen cuando hay elecciones.

• Josep Lluís Torres, científico.

El testigo, que votó en un colegio de Barcelona, ha declarado: “La gente estaba expectante, ilusionada por ejercer la parte que le correspondía de soberanía popular…. hasta que por la radio escuchamos que el Delegado del Gobierno dijo que, como los ‘Mossos’ no cerraron colegios, el Gobierno de España iba a actuar. Sentimos temor… no sé, escuchamos que agentes de la Policía Nacional estaban actuando a escasos medio kilómetro. Había gente que tenía miedo de que vinieran a agredirnos. Los ‘Mossos’ acudieron a este centro pero se les impidió el acceso.
Ha dicho que no sabe cómo llegaron las urnas al colegio: “No tengo ni idea, una persona apareció con una urna en la mano y la gente empezó a aplaudir. No vi nada más”.

Ha pedido quedarse en la sala como público.

• Joan Torres, un prejubilado que votó en Anglesola (Lérida)

Este testigo solicitó declarar en catalán. Ha respondido Marchena. “Aquí todo está reglado, hasta el sitio en el que usted se sienta. Y también en el idioma en el que se habla. Por más respeto que tengamos a la lengua catalana, la ley exige que hable en castellano”.

Ha declarado el testigo: “El 1-O era un día festivo. Para muchos era el más importante de nuestra vida”.

A su centro de votación acudieron agentes de los Mossos, pero no les permitieron la entrada hasta última cuando ya no había ni urnas ni papeletas.

La Abogacía del Estado ha preguntado si sabe cómo llegaron al centro la urna. El testigo: “No, no lo sé”.

Cuando es el turno de pregunta de la acusación popular, Torres ha dejado claro que les responde por “imperativo legal”.

Marchena le ha replicado que: “todo lo que se hace aquí es por imperativo legal, Todos estamos aquí por imperativo legal, pero si quiere subrayarlo, hace bien”.

• Antoni Sala, que votó en Argensola (Lleida)

El testigo ha declarado: “Llegué a las 5:00 horas donde siempre voto. Los ‘Mossos’ hicieron acto de presencia, insistieron en que había que cerrar el centro pero ‘la gente no les dejaba pasar’. Los policías dijeron que el referéndum era inconstitucional e insistieron en que teníamos que cerrar”.

Ha aclarado que aunque llegó a las 5:00 horas no sabe quién trajo las urnas ni quién abrió el centro.

• Alfons Barceló Casas, informático jubilado

El testigo ha declarado que votó en Alforja (Tarragona). Llegó al centro de votación a las 5:00 horas. Esa noche había un ciclo de cine y no se personó ningún ‘mosso’: “Era una jornada festiva, que coincidía con la fiesta mayor del pueblo y delante del colegio hubo castells, diables, canto coral…Los ‘Mossos’ también se personaron en este centro pero ‘era imposible’ que lo cerraran ‘por las colas’. “Estaba lleno de gente. No me consta que los Mossos intentaran entrar”.

El informe de los ‘Mossos’ que se ha aportado a la causa apunta que intentaron acceder en tres ocasiones.

El testigo se ha negado a responder a las preguntas de Vox por las ideas “fascistas y de extrema derecha” de este partido. Marchena le ha recordado que debe hacerlo.

• Joaquim Maria Palau Padrón,

Este es el primero de los testigos de la sesión matutina que no lleva ningún símbolo de color amarillo.

Acudió la noche anterior a votar al centro Folch y Camarasa de Barcelona.

El testigo que fue detenido en 1971 ‘por manifestación no pacífica y fui amnistiado en 1977’, ha declarado que: “Ya había unas 30 personas. Vinieron y preguntaron quién era el responsable. Nos advirtieron que al día siguiente el colegio tiene que estar cerrado. El 1-O los ‘Mossos’ acudieron al centro ‘pero éramos demasiada gente y no pudieron entrar’. No hubo ningún conato de violencia. No sabe cómo llegaron las urnas al centro. Para mí era una sorpresa. Me dijeron que llegaron por la puerta de atrás”.

• María Rosa Arboix.

La testigo ha declarado que: “”Fue un día festivo, con actividades para niños y jóvenes. Los ‘Mossos’ vinieron pero la gente pacíficamente les impidieron entrar”. A las 17:30 horas como recibimos noticias muy terribles cerramos el colegio y los ‘Mossos’ sellaron la puerta para que no entrara nadie más”.

Tampoco sabe cómo llegó el material electoral al centro ni quién ni cómo abrió el colegio. Ha pedido quedarse como público.

 

• Carles Valls Arnó,

Votó en Balenyà (Osona, Barcelona) donde había ya gente durmiendo cuando él llegó a las 6:00 horas del 1-O. “Nos organizamos para que la gente pudiera votar”. Ha explicado que hicieron de presidente y de vocales de mesa gente del pueblo, entre ellos el panadero. Los ‘Mossos’ se personaron a las 8:00 horas. Él metió una urna al centro pero no sabe cómo llegó hasta allí.
No se permitió la entrada a los ‘Mossos’: “A las 17:00 horas se colocó algún tractor para impedirles entrar”.

Jordi Sánchez ha publicado un tuit agradeciendo este testimonio: “Por ser la explicación más didáctica, sincera y veraz de lo que fue el 1-O. Una obra colectiva, desde el panadero hasta la ama de casa. Un acto de dignidad de la aldea”.

• Jordi Vidal Valls, directivo que votó en Vic el 1-O

Ha declarado el testigo: “Llegué al local de votación a las 7:00 horas y hasta el final del día. Los ‘Mossos’ se acercaron sobre las 11-12 horas una pareja de agentes, intentaron acceder, había mucha gente y no pudieron. Me consta que mediaron. Era un día normal, tranquilo…”. No vio insultos ni agresiones. “Cuando llegué, en la plaza había un tractor que bloqueaba una parte de la calle”.

Ha dicho que no sabe cómo se conformaron las mesas electorales: “Fue algo auto organizado” y ha añaddo que las tarjetas censales no llegaron a los destinatarios.

• El turno de Isabel Castell Solà, abogada, mediadora y “defensora de los derechos fundamentales”.

Votó en La Sènia (Tarragona), localidad de la que es concejala de Futur per La Senia, un partido independiente.

Ha declarado la testigo: “El ambiente era festivo y de satisfacción. Vimos a un grupo de extrema derecha lanzando piedras a un coche de los ‘Mossos’. Por lo demás, fue un día muy tranquilo. Acudieron agentes de los ‘Mossos’ en el centro de votación. Ninguno de la Guardia Civil o de la Policía Nacional. Nos llegaron imágenes de cargas policiales en San Carles de la Rápita, con gente sangrando. Cuando llegué al centro había mucha gente en la entrada. Las puertas tardaron en abrir porque estaban viendo si funcionaba el censo universal. (…) Fue una sorpresa ver que había llegado el material, que estaba todo organizado. Los ‘Mossos’ no entraron en el centro de votación porque ‘la gente estaba puesta delante (de la puerta) y no permitía el paso’.

La concejala ha querido dejar constancia de que responde a las preguntas de la acusación popular (Vox) por imperativo legal. Marchena le ha recordado que tiene la obligación de hacerlo.

Después de un breve lapsus, ha recordado que consultó la tarjeta censal de anteriores elecciones para “saber dónde tenía que votar”. Ha negado que realizara algún trámite administrativo previo o que le llegara a casa esa tarjeta censal antes del 1-O.

• El tribunal llama a Josep Marimon, jubilado de Vilanova del Vallés

La letrada Bernaola comienza preguntando por el 1-O. El testigo: “Fui a votar en Vilanova del Vallès. No se presentó ninguna fuerza de seguridad española, solo los ‘mossos’. Yo llegué sobre las 06:00 de la mañana. No hubo ningún acto de violencia, el ambiente era totalmente festivo, familiar…”

El Fiscal Moreno le ha preguntado hasta qué hora estuvo en el centro: “A las 8 volví a casa, tomé un café y luego volví a bajar. Lo hice como 3 o 4 veces durante el día porque estaba al lado”. Ha insistido Moreno: “¿Cuándo vio a los mossos?”. Marimon: “Sobre las 10:00 llegaron varios furgones de ‘mossos’, pero no se distinguir de qué división era, no sé distinguir ni siquiera si llevaban un arma. Diría que tras una conversación con los representantes del centro, los furgones se fueron”. Repregunta el fiscal: “¿Cómo estaba la gente puesta?”, El testigo ha respondido: “El volumen impedía que los ‘mossos’ entraran, pero nadie se lo impidió”. El fiscal: “¿Pero intentaron entrar?”. La respuesta es: “No”.

La Abogacía del Estado pregunta si a las 6 de la mañana el centro estaba ya abierto. “Había gente que entraba y salía porque hubo actividades todo el fin de semana”.

“¿Cuándo entró estaba ya el material electoral?”, pregunta. “No le puedo decir si ya estaba organizado o no, pero sí que habían motivos electorales”.

La acción popular se dispone a preguntar, pero el testigo les ha interrumpido para decir que por cuestiones morales y de principios no quiere contestar. Marchena le ha interrumpido tajante: “No. Guarde silencio. Usted va a contestar al letrado de la acción popular por el mismo fundamento legal con el que ha respondido a las preguntas de la defensa de Sànchez y Turull, del Ministerio Fiscal y de la Abogacía del Estado. Usted ahora en su condición de testigo no puede hacer ningún discurso”.

El testigo se revolvió, pero enfadó aún más al magistrado: “Escúcheme y no me interrumpa. No puede hacer ningún discurso sobre que la acusación popular la haga un partido político”. Miramon miró al techo con enfado y respondió a Vox, pero todavía guardaba una sorpresa: finalizado el interrogatorio, se levantó y fue a saludar al ‘ex conseller’ de Interior, Joaquim Forn, ante lo que los agentes judiciales le agarraron de un brazo para que abandonara la sala.

• El siguiente testigo es Josep Grima, vecino de Calella

La letrada Bernaola le ha preguntado por el 1-O: “Voté en Calella, en el centro de la Escola Pia, es el centro habitual donde yo voto. Llegué sobre las 6 de la mañana y ya había muchísima gente. Yo llegué temprano porque tenía muchos nervios porque no se sabía que podía pasar. Había muchos nervios por las amenazas que había y el miedo que había en la ciudad. Estuve todo el día y casi siempre dentro. La Guardia Civil no se personó físicamente, pero sí que se movían por la ciudad constantemente. Los ‘mossos’ al llegar intentaron acceder al colegio pero no pudieron. Lo intentaron más veces e incluso quisieron mediar conmigo, pero hicimos resistencia pacífica”.

Ha preguntado la defensa: “¿Hubo actos de violencia durante la jornada?”. Grima: “En ningún momento. Lo más anecdótico fue que una persona que decía ser de un partido de ultraderecha llegó con un paraguas con una punta de escopeta para intimidar, pero no paso nada más”.

“La policía se alojó en nuestra ciudad, en un hotel, y hubo mucha tensión porque descargaban todo su armamento a plena luz del día, en una calle muy concurrida y al lado de una escuela. Había muchísimo miedo”, responde el testigo ante la pregunta de la letrada sobre los días previas al 1-O.

La letrada Gené ha preguntado si la noche anterior del 1-O llegaron los agentes de la GC al centro de votación. El testigo: “En ningún momento entraron en el colegio, ni horas antes ni días antes, aunque al alojarse cerca sabían que estábamos allí”.

La Fiscalía ha preguntado cuánta gente había en el colegio cuando llegaron los ‘mossos’. “Unas 100 personas que estaban bloqueando la entrada”. Ha insistido: “¿Había personas vulnerables en el centro?”, El testigo: “Es que la votación para nosotros fue completamente normal, como la que hemos hecho en los últimos años. Votó todo el mundo que quiso”.

La Abogacía del Estado ha preguntado si cuando llegó, a las 6 de la mañana, el centro ya estaba abierto. Ha respondido Grima: “Sí, porque durante todo el fin de semana había actividades de todo tipo, como era normal. De hecho, el domingo se tuvieron que suspender para la votación del referéndum”. Ha insistido Seoane: “Cuando llegó el material electoral, ¿nadie preguntó?”. El testigo: “El material llegó y se colocó en las mesas con total normalidad, como una jornada de votación normal”.

La Abogada del Estado ha preguntado si presenció el recuento de los votos. El testigo: “Estuve allí. Los ‘mossos’ no pudieron entrar hasta que acabamos de hacer el recuento porque el número de gente seguía siendo de cientos de personas. Entonces precintaron el centro”. Ha inquirido la Sra Seoane: “¿Y quién se llevó las urnas?”. Ha respondido Grima: “Yo vi salir un par de urnas, que creo que están en casa de alguien de recuerdo”.

La acusación popular ha preguntado si se levantó acta de escrutinio. “Lo desconozco”, Ha respondido, al tiempo que se ha quejado diciendo que responde por imperativo legal porque es ‘feminista’.

Marchena se dirige a Bernaola y le dice que ahora puede preguntar lo que antes le dijo que era improcedente. “¿Hubo actos de violencia en la protesta?”, ha preguntado la letrada. “Hubo actitud de gritos, de cánticos. Desde los mismos balcones del hotel yo recibí un escupitajo de alguna de las personas que había… Tenían una actitud chulesca, jugando con las armas, enseñándonos porras extensibles e incluso nos orinaron encima. Creo que la provocación fue por parte de ellos pero nosotros no hicimos nada más que protestar”.

La abogada Bernaola ha querido saber si estos sucesos se estaban investigando por algún juzgado, ante lo que el testigo ha dado un paso más allá: “Una de las chicas que puso denuncia adjuntó también un documento del veterinario porque paseaba con el perro y azotaron al perro con una porra extensible”.

• El tribunal llama a Lluís Peiris

La letrada Bernaola ha comenzado preguntando sobre el 1-O, a lo que el testigo ha respondido: “Voté en Llinás del Vallés. Llegué al centro sobre las 6 o 7 de la mañana. A mí no me consta que el centro estuviera abierto por actividades. No vi ni Guardia Civil ni Policía durante la jornada, no hubo ningún acto violento. Los ‘mossos’ vinieron a primera hora, sobre las 7, era un binomio y como había mucha gente congregada, unas 300, pidieron permiso para entrar y como no les dejaban decidieron no usar ningún tipo de manera de entrar”. Ha repreguntado: “¿Intentaron entrar otra vez?”. El testigo: “No, se mantuvieron fuera, con el coche, pero a lo largo del día igual hubo unas 2.000 personas, hubo efecto llamada. La actitud era totalmente festiva y pacífica”.

Ha preguntado la letrada Gené – “¿A qué se refiere con efecto llamada?”. Peiris: “Creo que debido a los acontecimientos, a lo que se veía en internet, mucha gente se decidió a ir a votar e ir al colegio”.

La Fiscalía ha preguntado a qué hora se cerró. El testigo: “No lo sé, imagino que con horario habitual de votación porque fue una jornada completamente normal”. El fiscal Moreno ha insistido: “¿Trataron de identificar los ‘mossos’ a algún responsable?”. El testigo ha respondido: “No me consta”.

La Abogacía del Estado ha preguntado quién abrió el colegio. Peiris: “No lo sé, yo no lo vi. Tampoco vi como llegó el material”. Ha vuelto a preguntar si cuando llegó al centro el material electoral ya estaba colocado y organizado. El testigo ha contestado: “Estaba ya todo organizado, pero no se cómo”.

• Turno para el testigo Francesc Joaquim García.

Ana Bernaola ha preguntado por el 1-O: “Voté en el colegio electoral de Llinás del Vallés. Llegué sobre las 7 de la mañana, me marché luego para ir a comer a casa y sobre las 15 volví hasta que se hizo el recuento sobre las 22. Estuvieron los ‘mossos’ todo el día, pero yo no hablé con ellos. Vi que se dirigieron a un grupo de personas cuando intentaron entrar, pero no lo consiguieron porque durante todo el día hubo mucha gente”.

La Fiscalía ha preguntado cuánta gente había. El testigo: “Variaba mucho según la franja del día, no le sabría decir”. Ha repreguntado: “¿Estuvo en el recuento?”. Garcia: “No estuve dentro, pero sí que vi que los ‘mossos’ intentaron volver a entrar en ese momento”.

La Abogacía del Estado ha preguntado si cuando los ‘mossos’ hablaban del mandato judicial que debían cumplir, la gente no se apartaba. El testigo ha contestado: “No, la gente no se apartó, había incluso más gente que en otros procesos electorales”. Vuelve a la carga Seoane: “¿Había gente que organizaba las mesas?”. El testigo ha respondido: “Había gente que organizaba las mesas, había interventores, presidentes… pero no vi cómo se organizó”.

• El tribunal llama a Montserrat Higueras.

La letrada Bernaola ha preguntado por el 1-O. “Voté en Barcelona. Fui muy pronto, sobre las 5 y media o 6 de la mañana, porque me apetecía muchísimo participar en la jornada. Estuve hasta las 22 y solo vi una pareja de ‘mossos’ que vinieron dos o tres veces. La primera vez fue antes de la apertura del colegio y nos intentaron notificar que no se podía hacer, pero la gente que estaba dentro no les abrieron la puerta. Luego lo volvieron a intentar, pero la calle era muy estrecha y no era fácil el acceso. La actitud era totalmente festiva, era una fiesta de la democracia. No obstante, cuando empezamos a ver las imágenes en otros centro teníamos una especie de calma tensa”.

La letrada Gené ha preguntado si sabe que por las calles cercanas al centro pasaron coches de Guardia Civil o Policía. La testigo: “Nosotros no los vimos, pero se comentó que habían intentando subir algunos furgones por la colindante al colegio, pero era imposible acceder”. Gené: “¿Sabe si algún agente se acercó caminando las horas previas al domingo”. Respuesta: “Ninguno”.

La Fiscalía ha preguntado si recuerda que a las 21:45 fueron dos ‘mossos’ a entrar en el colegio ya cerrado. La testigo ha respondido: “No lo recuerdo”.

La Abogacía del Estado ha preguntado si vio cómo llegaba el material electoral. Higueras: “No lo vi, al entrar ya estaba el material allí”.

• Marchena llama a María Guadalupe Prades, que votó en Caldas de Montbui

La letrada Bernaola ha preguntado por el 1-O: “Llegué a las 5 de la mañana y me fui a las 18. En ese tiempo, no apareció ningún agente de la Guardia Civil o Policía. En toda la jornada no hubo ningún conflicto, todo lo contrario, fue una experiencia que recordaré toda mi vida porque era un día de ilusión que solo estuvo empañada por las imágenes y noticias de las agresiones que sufrieron los votantes en algunos centro electorales”.

La Fiscalía ha preguntado si el colegio permaneció abierto toda la jornada. La testigo: “Sí, hasta las 18:00 y no se requisó ningún material. Los ‘mossos’ no pudieron entrar porque éramos muchos y teníamos intención de votar”.

La Abogacía del Estado ha preguntado si el colegio estaba abierto cuando llegó. Prades: “No lo sé, pero no entró nadie hasta las 9:00”. Ha insistido Seoane: “¿Cuándo llegó el material?”. La testigo: “Yo los vi sobre el otro lado de la cristalera, ya estaban dentro, eran como las 8:00 y es una imagen que no se me olvidará jamás”. La Abogada de Estado ha preguntado para qué se quedaban en el centro después de votar. Prades: “Yo me quedé porque para mí era un día excepcional e histórico y quería ver cómo iba la votación y los resultados”.

La acusación popular ha preguntado si tuvo que enseñar el DNI para votar. La respuesta: “Sí, como en cualquier votación”.

• El tribunal llama a José Alberto Carbonell, director general de la Autoridad Portuaria de Barcelona

El letrado Pina ha preguntado por el volumen de llegadas al puerto. “Unos 9.000 escalas al año. Yo autorizó los atraques, aunque en el trabajo diario pertenece al departamento de atraques marítimos”.

Ha indagado: “¿Recuerda si se solicitó el atraque de dos buques, el Rapsody y otro?”. Respuesta de Carbonell: “El Rapsody fue el primero en solicitarlo, pero se le denegó el 19 porque indicaban que necesitaban un atraque desde el 20 al 4 de octubre para un buque hotel, pero los puertos no están diseñados ni pensados para esto. Además, la ley es muy restrictiva en esto. No se dijo que era para funcionarios de fuerzas del Estado”.

Pina ha preguntado por lo que sucedió después. El testigo: “A primera hora de la tarde del 19, tras haber denegado la entrada, Puertos del Estado llamó al presidente del puerto y le comunicó lo que había pasado. El puerto desconocía la solicitud de un buque de Estado y nos reunimos los responsables del puerto para ver qué había sucedido. Más tarde, nos dimos cuenta de que se refería al Rapsody. En esa llamada ya se especificó que era para las fuerzas del Estado, entonces averigüé si se podía realizar el atraque sin afectar al resto de actividades. Tras confirmar que esto se podía hacer, les dije que necesitaba una notificación de que era un buque de Estado”.

Ha repreguntado Pina: “¿Y la recibió ese escrito?”. Carbonell: “Sí, en la tarde del 19. Me llegó por correo por parte del coronel Pérez de los Cobos. A las 23 de ese mismo día autoricé la entrada y a las 8 de la mañana ya llegó el barco”.

La defensa ha preguntado qué conflicto hubo con esos buques. El testigo ha respondido: “Al Consejo de Administración de Barcelona yo explico los elementos más relevantes cada mes y en septiembre expliqué lo que había sucedido el 19 y 20 y expuse que un embarque no se llegó a completar con 290 coches en el muelle por posibles interferencias con los dos buques de Estado. No se podía realizar la labor con seguridad”.

La Fiscalía ha preguntado si el día 20 ya se sabía que era para albergar a las fuerzas del Estado. Respuesta: “Ya se sabía tras la primera solicitud del primer barco”.

El fiscal Moreno ha preguntado: ¿Sabe que el Moby Dada fue a Barcelona porque no le dejaron parar en el puerto de Palamós?”. El director del puerto ha contestado: “Lo desconocía en su momento, ahora se que lo intentó allí antes, pero no se por qué se les denegó”.

La Abogacía del Estado ha preguntado si caben supuestos excepcionales en los que puedan tramitarse peticiones fuera de la plataforma habitual. Ha respondido Carbonell: “Sí, en el caso de buques de Estado siempre hay una conversación previa. Hasta que no se hace, no se usa esa plataforma”. Ha inquirido Seoane: “¿En caso de urgencia?”. Carbonell: “Cabe la situación de que no se use la plataforma. Cuando hay un temporal, por ejemplo, se da orden por radio a las embarcaciones para que entren en el puerto sin solicitarlo por la plataforma previamente”.

Durante el interrogatorio a uno de los votantes, el fiscal Jaime Moreno preguntó: “¿Votaba usted en ese acto para la independencia de Cataluña?”. Marchena no dejó responder al testigo: “Vamos a ver, señor fiscal, señor fiscal, señor fiscal… No podemos preguntarle qué es lo que votó. Formule otra pregunta, por favor”. Moreno no tuvo más preguntas.