36ª sesión del juicio del procés

El presidente del tribunal, Manuel Marchena, ha iniciado la sesión dando cuenta de la decisión a la que ha llegado la Sala sobre una petición que formuló ayer el abogado Pina: que en el interrogatorio de los testigos propuestos por las defensas, los abogados que no han pedido la testifical sean los últimos en intervenir. Así, primero intervendrían las defensas que han pedido la comparecencia del testigo, luego las acusaciones y, finalmente, el resto de abogados.

El juez Marchena ha reiterado que se mantiene el criterio del tribunal de que el turno de interrogatorio de testigos de la defensa se cerrará por las acusaciones, como se ha venido haciendo hasta ahora.

• El primer testigo es Jacint Jordana, directivo del Diplocat, el consorcio público-privado de diplomacia pública de Cataluña.

La testifical de Jordana, director del Institut Barcelona d’Estudis Internacionals (IBEI), ha sido solicitada por el abogado Van den Eynde.

El testigo ha negado que Diplocat tuviera como objetivo internacionalizar el procés o ejercer de brazo de la Generalitat para la independencia: “El Diplocat no hace diplomacia gubernamental, sino internacionalización de la sociedad catalana. No se dedicaba a explicar el procés”

Ha insistido Jordana en la tesis de que la función de Diplocat era dar a conocer la realidad catalana al exterior en diferentes ámbitos -político, cultural, social, económico…

El fiscal Jaime Moreno ha preguntado: “¿Quién paga los gastos de locales de Diplocat?”. Jordana: “Supongo que estará el presupuesto del Diplocat, supongo que los paga la Generalitat”.

Al tiempo que el miembro del patronato ha reconocido que la Generalitat supone el 90% del presupuesto de la entidad de diplomacia pública catalana.

• El siguiente testigo, es Antoni Millet, abogado y representante de la Federación Catalana de Cajas de Ahorro en el Patronato y la Ejecutiva del Diplocat.

La testifical de Millet, director del CEI International Affairs, ha sido solicitada por la defensa de Junqueras y Romeva, buscando poner sobre la mesa la pluralidad de entidades, organismos, instituciones y personas que formaban parte de Diplocat, el consorcio de diplomacia pública de Cataluña.

El testigo ha declarado: “Diplocat es muy pequeño para el mundo, que es muy grande. La diplomacia pública se entiende más como paradiplomacia o relaciones públicas internacionales”, contraponiéndola a la diplomacia gubernativa tradicional.

El abogado Van den Eynde quiere que explique que dentro de sus programas había partidas para investigación y becas sobre la realidad de Cataluña. Estos programas están bajo la sospecha de que fueron utilizados para camuflar a los observadores internacionales.

El testigo ha reconocido que la participación de la Generalitat en Diplocat era “superior al 80%, seguro”.

A preguntas del fiscal Fidel Cadena, el testigo Millet ha negado que en el presupuesto de Diplocat hubiera partidas para el referéndum ilegal del 1 de octubre.

• El siguiente testigo es Daniel García Tenorio, representante de UGT en Diplocat.

Sobre los motivos del sindicato para entrar en el Patronato de Diplocat, el compañero de sindicato de Dolors Bassa, ex consejera de Trabajo, ha manifestado: “UGT es una organización internacionalista desde su fundación”.

El testigo ha relatado que buscaban explicar al mundo las realidades socioeconómicas de Cataluña: “Diplocat no es una herramienta de internacionalización del procés, al menos “no únicamente”.

El “no únicamente” se le ha escapado.

• El cuarto testigo de la mañana es Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Barcelona

Escritor hispano-argentino, doctor en Derecho y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Barcelona, es representante del municipio en el consorcio Diplocat

El presidente del Tribunal, Manuel Marchena, ha interrumpido al testigo cuando este se ha lanzado a una explicación histórica sobre el derecho de autodeterminación en el Estatuto de Núria en 1932.

A propósito de la participación en Diplocat, que fue disuelto con la aplicación de 155, el testigo ha señalado que el Ayuntamiento puso un recurso contra esta decisión: “La aportación era regular y se ha mantenido en las distintas administraciones. Las últimas son de 2016 para la celebración de un foro sobre refugiados, creo que de unos 50.000 euros. No nos llegó ninguna información de que se llevaran a cabo actividades que se desviaran de las funciones que tenía atribuidas. Hemos participado en un foro en materia de refugiados, al que asistió Colau, y participamos como observadores en las elecciones de Uruguay. Nuestra cooperación tenía que ver con eso: debates, reuniones…”.

Sobre el ‘procés’, Pisarello ha dicho que reconoce que el derecho de autodeterminación era una cuestión que se abordaba porque era un tema que importa a la sociedad y ‘forma parte del debate’ social. No le consta que el Diplocat participara en el 1-O.

Sobre la adopción de decisiones por el patronato del Diplocat (había 39 miembros) ha reconocido que “se tomaban por unanimidad”.

A preguntas de la Fiscalía, ha dicho que no le consta que se pagara al grupo de observadores, de Helena Catt u otros, con tarjetas de Diplocat. Tampoco la apertura de delegaciones en el exterior “porque la actividad era totalmente distinta a la de la Generalitat”.

• La quinta testigo es María Teresa Aymerich, alcaldesa de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), en la que sucedió a Oriol Junqueras

El abogado Van den Eynde ha preguntado a la testigo sobre el uso de colegios electorales en su municipio el 1 de octubre. Aymerich ha respondido: “No me consta que se ocupara ningún centro de ocupación en Sant Vicenç, no me parece mal que en otros municipios los vecinos lo hicieran, pero en Sant Vicenç, no. Los “Mossos” habían pasado el día anterior por diferentes centros para cerciorarse de que no había material de votación. El día de la votación, estuvieron en todos los centros con la intención de requisar urnas y papeletas, y en algunos centros lo consiguieron y en otros no, porque había muchas personas que de manera pacífica mostraron su voluntad de permanecer”.

Y ha proseguido: “Oriol Junqueras; que siempre hablaba de los principios democráticos, y lo vinculaba a que si existe por la ciudadanía un anhelo sostenido en tiempo debería buscar un canal por los poderes políticos; no pudo votar en el centro que inicialmente le correspondía, se desplazó a otro centro, y luego retornó al centro cercano a su domicilio, saludó a los vecinos y vecinas y les pidió mucha calma y serenidad, y mostrar con nuestra actitud valores democrático. Él nunca estaría en un proyecto político que contemplara la violencia como una opción”.

• El sexto testigo es Félix Martí.

Procesado por el Tribunal de Orden Público en 1971 y amnistiado en 1977, formó parte del mismo grupo de trabajo que Raül Romeva en el Centro Unesco de Cataluña.

El testigo ha explicado: “Romeva pidió entrar como especialista en desarme y procesos de paz en el Centro Unesco de Cataluña. El encargo era contribuir a la normalización del sistema educativo en Bosnia tras la guerra. Estuvo un año en Sarajevo para ello, era un encargo difícil, todavía había francotiradores, lo hizo con gran acierto y dedicación ejemplar”.

Marti ha recordado al entonces “joven Romeva” como experto en resolución pacífica de conflictos, desarme y cultura de paz. “Nunca vi que se desviara de esta orientación, nunca”.

• El séptimo testigo es Enoch Alberti, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona y miembro del Consejo Asesor para la Transición Nacional de Cataluña.

El testigo Alberti ha afirmado que: “El Libro Blanco de la Transición Nacional “es un conjunto de informes desde mayo de 2013 hasta el verano de 2014 con las vías posibles para poder celebrar una consulta sobre el futuro político de Cataluña, los posibles escenarios y diversas hipótesis más sus ventajas, inconvenientes y dificultades que podrían presentarse. En absoluto marcaba una hoja de ruta para la independencia; pretendía estudiar desde un punto de vista general las vías posibles para celebrar la consulta y los diversos escenarios tanto si se hacía de acuerdo con el Estado como si no se podía realizar”.

El presidente del tribunal interrumpe al letrado Salellas y le dice que el Libro Blanco figura en la causa y que el tribunal se lo va a leer ‘hasta la última página, por todos y cada uno de los integrantes’.

Añadiendo: “No puedo permitir que el juicio se convierta en una disertación de un constitucionalista, eso es un insulto para el tribunal. La sala no puede escuchar lecciones de derecho constitucional como testigo, y no tenga duda que la producción bibliográfica del testigo será examinada, pero de otra manera”.

El catedrático Alberti ha afirmado que: “El Libro Blanco partía del ‘marco constitucional vigente’, y que la movilización civil para forzar la negociación con el Estado, a la que se alude en él, se hace ‘como una consideración de carácter general porque un proyecto de la envergadura de un referéndum sobre el futuro político debía contar con un fuerte apoyo social y se insistía en esa idea. En segundo lugar, se decía que la movilización social como ejercicio del derecho de manifestación y de participación política debía ser siempre de carácter pacifico y civilizado”.

Según el testigo, los redactores del Libro Blanco no recibieron ningún tipo de remuneración por su trabajo.

El fiscal Jaime Moreno ha preguntado al testigo si en el Libro Blanco analizaron la posibilidad de celebrar un referéndum unilateral, sin acuerdo con el Estado. El catedrático ha reconocido que sí.

• El séptimo testigo es Joan Vintró, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona

También redactor del Libro Blanco de la Transición Nacional de Cataluña, ha afirmado que ese documento no preveía usar a los “Mossos” como fuerza para la secesión.

El catedrático ha señalado que el Libro Blanco trataba de la transición hacia la independencia en términos de ‘legitimación política’, no de ‘intimidación o coerción’: “El Libro Blanco en ningún caso es un documento de estrategia política, es un documento académico con análisis jurídicos e hipótesis de escenarios”.

• El octavo testigo es Jordi Armadans, director de la Fundació per la Pau.

Ha introducido su declaración: “Conozco a Romeva desde hace 27 años, hemos coincidido siempre en cuestiones relacionadas con la paz. Y explicado las iniciativas sobre cultura de paz y desarme en las que ha coincidido con el acusado ex consejero de Exteriores de la Generalitat: “Romeva tiene tres vertientes sobre la paz (activista, investigador y docente). Siempre ha estado convencido de que la violencia no es un instrumento aceptable para la resolución de conflictos políticos”.

El testigo ha relatado lo que vio en las cinco escuelas de Barcelona que visitó el 1 de octubre con motivo del referéndum ilegal: “Vi gente que se estaba organizando, que se había conocido ahí mismo, vi compañerismo, civismo, ningún tipo de incidente, era la sociedad civil organizada de forma colaborativa y activa. Esos días recibí llamadas de gente de fuera de Cataluña y España; recuerdo una activista por la paz en el País Vasco, que fue acosada por ETA, que me dijo que le impresionaba lo que estaban haciendo y que se hiciera de forma muy pacífica, que en otro lugar no sería posible”

El testigo Armadans ha afirmado: “Yo no vi ningún incidente (el 1-O en Barcelona), nada que no fuera una concentración de protesta por gente que no era especialmente activista”.

El fiscal Jaime Moreno saca a relucir dos tuits de Armadans en los que este da las gracias a las personas que acudieron el 20 de septiembre de 2017 a las movilizaciones contra la operación de la Guardia Civil para impedir los preparativos del referéndum del 1-O.

El tribunal ha interrumpido la sesión hasta la tarde porque dos de sus miembros, Ana Ferrer y Luciano Varela, tienen que asistir a la Junta Electoral Central.

• Turno de Rubén Wagensberg, diputado de Esquerra Republicana

Su declaración ha sido solicitada por las defensas.

El abogado Van den Eynde ha preguntado cuál era el objetivo del proyecto ‘En Peu de Pau (En Pie de Paz)’. El testigo ha dicho: “El objetivo era fomentar la cultura de la no violencia, el ejercicio legítimo del derecho a la protesta”.

Wagensberg ha asegurado que no había ‘estructura’, pero sí ‘muchos actores’ involucrados en ese proyecto.

Con el testimonio del testigo, las defensas tratan de contrarrestar el relato de las acusaciones y de acreditar que el movimiento independentista fue pacífico y las movilizaciones, no violentas.

Wagensberg ha explicado que Cuixart estuvo ‘muy preocupado’ por los campos de refugiados y que Ómnium “ayudó muchísimo” en esa tarea.

El abogado Salellas ha preguntado por una campaña impulsada por Ómnium (Casa Nostra, Casa Vostra) para demostrar que su actividad, como declaró Cuixart en su declaración, era muy amplia e iba más allá de la independencia de Cataluña.

El diputado ha explicado que estuvo en Barcelona durante el 1-O y, en concreto, que pasó la tarde en la Escola Industrial: “La actitud era 100% pacífica y era una jornada festiva”. Ha asegurado que: “Había cierto temor de que pudieran llegar las fuerzas de seguridad. La ciudadanía protagonizó el acto de desobediencia civil más grande que yo he visto en mi vida y el más grande en Europa en los últimos años”.

• Turno para David Fernández, ex diputado de la CUP,

Estuvo presente en el intento de registro de la CUP por parte del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) el 20 de septiembre de 2017.

Ha dicho el testigo: “He sido procesado tres veces. Una de ellas fui absuelto y las otras dos, condenado. Las condenas fueron por oponerme al servicio militar y por tirar pintura ante el Consulado de Perú”.

A preguntas del abogado Salellas, en otoño de 2017, Fernández, que fue diputado de la CUP, ha recordado que no ostentaba ningún cargo público, recuerda.

David Fernández ha explicado que acudió al intento de registro por parte de la Policía en la sede de la CUP, en Barcelona: “La actitud de los manifestantes era ‘pacífica’ y ‘severamente’ indignada”.

El testigo ha relatado las ‘ocho horas de cerco policial’ frente a la sede de la CUP, unos hechos que no forman parte de la acusación contra los líderes independentistas pero que las defensas han esgrimido para poner en entredicho lo ocurrido el 20-S.

Según Fernández: “La actitud fue ‘deliberadamente pacífica y no violenta’ durante toda la jornada. ‘Los resultados en términos humanos son evidentes. No hay ningún herido”.

El testigo ha descrito como situación ‘anómala’ el intento de la Policía de entrar en la sede de un partido político sin orden judicial”.

El ex diputado de la CUP ha asegurado que pasó la noche previa al referéndum en uno de los centros de votación, en el barrio del Clot de Barcelona. Y allí permaneció hasta el recuento final.

El testigo ha dicho que acudieron ‘tres binomios’ de “Mossos” el día 1 de octubre: “Formamos un muro humano de unas 350 personas. La gente también se sentó en las escaleras en silencio, pacíficamente. A mí me tocó la interlocución con los tres binomios. Me dijeron que tenían que entrar a retirar las urnas. Y les dije que no podrían, que la realidad era la que era. Y que la gente pacíficamente impediría ese acceso”.

El testigo ha añadido que sabía que el referéndum había sido anulado por el Tribunal Constitucional y ha dicho que desobedeció de forma consciente.

A preguntas del fiscal Jaime Moreno, David Fernández ha puesto de manifiesto que: “La violencia de los votantes fue ‘marginal y reactiva’ el 1 de octubre, tratando de desacreditar su tesis de la no violencia.

La abogada del Estado ha preguntado cómo se pretendía impedir el acceso de la policía a los colegios del 1 de octubre. Fernández: “Interponiendo los cuerpos, con esa estrategia que se llama de barrera o de muro, de muralla humana. Eso es así también en los desahucios”.

David Fernández ha preguntado al tribunal qué ocurre si decide no responder a las preguntas de Vox, que ha empezado ahora su interrogatorio.

La respuesta de Marchena: “El presidente del tribunal no está para resolver dudas jurídicas. Si usted no quiere declarar, asume las consecuencias”.

El ex diputado ha accedido a declarar, pero recordando la ‘crueldad ruin y mezquina de cualquier forma de fascismo’.

• Turno de Jordi Orobitg, diputado de Esquerra Republicana

Propuesto por la defensa de Oriol Junqueras.

El testigo estuvo presente en las protestas del 20-S frente al Departamento de Economía: “Era un ambiente festivo, con cánticos, proclamando un derecho de protesta”.

El abogado le ha preguntado si, dado que estuvo todo el día allí, vio algún tipo de ‘acometimiento’. Orobitg: “Vi un acto. Un chico de 18 años lanzó una botella de agua vacía a la fachada y se tuvo que marchar del lugar de la reprimenda que se llevó de todos los presentes. Fue el acto de más hostilidad que viví”.

Su testimonio trata de descartar la violencia durante la jornada de protestas por los registros judiciales contra el referéndum.

Sobre lo ocurrido el 20-S, ha narrado: “Una multitud de personas entró y salió durante todo el día sin ningún tipo de problema”,

• Turno de Bernat Picornell, senador de Esquerra Republicana.

También acudió a la protesta frente al Departamento de Economía el 20 de septiembre de 2017. Ha declarado: “El ambiente era cívico y festivo. La gente cantaba. Hubo alguna colla castellera. Estuve ‘por apoyo a compañeros y amigos. La gente necesitaba protestar por una situación que les parecía injusta, pero a la vez fue cívico y festivo”.

A preguntas del abogado van den Eynde, el senador ha manifestado: “La actitud de los guardias civiles era normal. Tenían los brazos cruzados a la espalda. Estaban normal”.

• La siguiente testigo es Silvia Sabat, secretaria de Junqueras

Ha pedido que no se difunda su imagen. El tribunal ha acordado que así sea.
Sabat ha afirmado que la entrada y salida de la Consejería de Economía el 20-S era ‘fluida’ y ‘normal’, pese a la aglomeración de personas ante el edificio

La letrada Marina Roig le ha preguntado si en algún momento a las personas situadas en el vestíbulo de la Consejería de Economía el 20-S se les indicó que se metieran dentro del edificio por seguridad. Sàbat: “En ningún momento. Dentro de la consejería el ambiente era tranquilo y relajado, no interfería la aglomeración de fuera”.

La testigo ha dicho que en ese momento no supo cuándo pudo salir del edificio la letrada de la Administración de Justicia que participaba en los registros del 20-S.

• El tribunal llama a testificar a Lluís Juncà, director general de Promoción Económica, Competencia y Regulación de la Generalitat en el Departamento de Economía y antiguo colaborador de Oriol Junqueras.

Era el jefe de gabinete de Oriol Junqueras durante los días más tensos del proceso independentista.

El testigo ha afirmado que: “La gente que estaba concentrada ante la Consejería el 20-S estaba en actitud tranquila. Oriol Junqueras fue a comer con un obispo.

Josep Lluís Salvadó, colaborador del ex vicepresidente detenido el 20-S le dijo a Junqueras: “Oriol, tranquiliza a mi familia”. El testigo ha dicho que tiene grabado este momento en su móvil y el abogado de Junqueras ha pedido que se incorpore el vídeo a la causa.

El juez Marchena ha dicho que se trata de un documento sin especial relevancia para el juicio.

• Joaquim Ayats, senador de ERC.

Ayats ha declarado sobre la concentración ante la Consejería de Economía el 20-S: “Había un ambiente de tranquilidad, lúdico y de protesta”.

El testigo ha afirmado que: “La presencia de gente en el Departamento de Economía no tenía por objeto obstaculizar o impedir los registros ordenados por el juzgado de Instrucción 13 de Barcelona”.

Sobre las personas subidas a los vehículos de la Guardia Civil, ha señalado: “No los vi subirse, cuando llegué a mediodía ya vi gente subida. Me llamó la atención pero vi que eran básicamente periodistas y fotoperiodistas”.

• El tribunal llama a Teresa Vallverdú, diputada autonómica de ERC.

La testigo Vallverdú ha dicho que la actitud de los concentrados ante la Consejería de Economía el 20-S: “Era totalmente pacífica, tranquila y festiva. La gente cantaba. Estaba todo el tiempo a pocos metros de la puerta”.

Y ha atestiguado que en las 14 horas que estuvo en la zona no vio ningún tipo de incidente.

Los testigos propuestos por las defensas han insistido en la idea de que la concentración del 20 de septiembre de 2017 ante la Consejería de Economía fue esencialmente pacífica, tranquila e incluso festiva, y que ese día Oriol Junqueras hizo llamamientos a la calma durante las protestas.

La diputada autonómica ha dicho que vio los coches dañados de la Guardia Civil ‘por la televisión’, pese a haber permanecido 13 horas ante la puerta de la Consejería de Economía el 20-S: “Estaban los periodistas encima, cuando ves tanta gente imaginas que el coche muy bien no ha quedado, pero no se comentó nada”.